Esta vez, desde Bahía Blanca, una hermosa familia, la familia Fahn, en plena acción realizando su horno de barro.

¡Hola!
Es un placer comunicarme con ustedes, y cuando digo ustedes me refiero a Pasqualino y todos los "constructores". Me apoyé muchísimo en todos los comentarios y fotografías que se pueden apreciar en la página.

Realmente lo que disfruté haciendo el horno fue increíble, con la ayuda de mis dos hijos, Agustín y Julián, trabajadores "de abajo", como dice el abuelo. Ellos se prendieron en toda tarea que se presentaba: juntar paja y bosta de caballo, romper botellas para la aislamiento del piso, preparar el barro, etc.

Recuerdo la emoción que sentimos cuando encendimos el primer fuego, ¡ni hablar lo que fue el primer pollo!
Todavía estoy practicando con diferentes comidas, hasta ahora no falló ninguna. Les mando un gran abrazo y varias fotos que espero puedan ver.

Desde Bahía Blanca los saluda...
Luís Fernando

 

 

Un horno de barro puede hacerse también con éxito sin Pasqualino.

Mensaje del señor Miguel Cartier

¡Hola Che ! ¿Cómo estás ? Vos sabés que empecé a construir mi horno de barro sin conocer de la existencia de esta página, y después de renegar como loco, lo terminé. Te comento cómo fue la realización del mismo: puede que ayude a algunos constructores a no renegar tanto con la construcción de la bóveda, que es lo más difícil, (...).
Luego de la construcción de la base de unos 2 x 2 metros, marqué el centro y clavé un clavo en el mismo, até un hilo al clavo y al otro extremo un clavito; a este hilo lo utilicé como compás, marcando la circunferencia del futuro horno, que también me sirvió para dar la altura a la bóveda. Marqué lo que iba a ser la compuerta y pegué la primera hilada de ladrillos, fue ahí cuando me puse a pensar, que para que no se cayera la bóveda tenia que tener algún soporte de adentro, así que empecé a ponerle tierra y a darle la forma que quería, que tuviera la bóveda terminada. Cuando quedó casi como una semicircunferencia y bastante apelmazada la tierra, comencé a pegar los ladrillos restantes, según la inclinación que le había dado a la tierra y haciendo también la compuerta. El resultado final fue que a los cuatro días de terminado, saqué toda la tierra que hacia de soporte por la compuerta y ¡no se cayo ! Luego lo revoqué con barro y pasto y hace como dos meses que lo estoy usando: cocinamos pollos, carne de vaca, verduras, tartas, pizzas, pan, empanadas, etc., pero, lo que mejor sale es la cabeza de vaca, es lo más delicioso que comí hasta ahora.
Con la bruja estamos preocupados, pues ya aumentamos unos cuantos quilos y tomamos vino como camellos...
Muchas gracias, (...) cuando haga revelar el rollo de fotos , te voy a enviar un par de ellas, para la envidia...

La receta de Miguel:

Cabeza de vaca al horno de barro

La primer cabeza de vaca fue todo un tema: los comentarios eran que había que condimentarla mucho, pero al ser tan gruesa no penetra el condimento, así pues, no me arriesgué, y la puse "cabeza abajo", es decir, al revés, y ahí sí que la surtí con tutti.

Con el horno ya recaliente, como hora y media larga poniendo leña, coloqué cuatro ladrillos que me sirven de base para la bandeja que contiene la cabeza ya condimentada. Ojo, hay que guardar brasas porque el tiempo de cocción es muy largo, ¡seis horitas papá!
Bueno, el condimento varia según paladar, así que, como nosotros no tenemos problemas, ni de paladar ni de estomago, colocamos lo siguiente: cebollas, ajos, ajíes, laurel, tomate, tomillo, albahaca, pimienta en polvo, aceite de oliva, aceite común, limón, y si se te ocurre algo más, ¡le pones!

Anteriormente preparar dos litros de caldo de verduras, agregar lo mencionado picado chiquito, condimentar sal y lo procesas hasta que quede bien líquido, luego colocar en una botella plástica y a ésta, perforar la tapa. Es el condimento que sirve para agregarle a cada tanto a la cabeza cuando la estás cocinando La cabeza, antes de colocarla al horno, se sala  normalmente; me recomendaron que no meche la lengua ni las quijadas, pues con el calor del horno se pueden desarmar ya que están muy expuestas. Salpicar con el "chimi" cada veinte o treinta minutos hasta que cumplir seis horas aproximadamente. A parte, preparar una cremita de ajo picado chiquito, roquefort y crema para acompañar los sesos, ¡hum!, se me llena la boca de agua...Bueno Che, (...) y saludos.

 

 

 

El horno de barro de Miguel Ángel:

Seguimos con la presentación de más hornos de barro realizados por mis visitantes. Hace un momento recibí fotos del señor Miguel Ángel García desde Uruguay, Canelones, propietario del establecimiento "Alborada" dedicado a la cría de perros de raza Beagle y Cimarrón, ésta, única autóctona del País. ¡Un horno de barro no podía faltarle!

Me alegra mucho en constatar que además de servirse de los conceptos básicos evidenciados en mi sitio sobre la construcción del horno, interviene siempre, de parte de todos, una gran ingenio e independencia constructiva, con el resultado asombroso de un casi total éxito en su funcionamiento. Deduzco, entonces,  que hay que prestar poca importancia a las rígidas reglas y dar riendas sueltas a la propia inventiva.

Miguel: alborada@internet.com.uy

 

 

 

Desde Punta del Este

Construí un horno en Punta del Este con las indicaciones tan bien explicadas. Para formar la cúpula usé una maceta de cerámica muy grande, habiendo cortada la puerta y la salida para la chimenea. EL circulo formé con cuchillas refractarias y sobre éstas la bóveda con ladrillos comunes. Todo asentado en tierra refractaria. La terminación con muchas capas de tierra refractaria mezclada con paja brava y una capa alisada. ¿Tienes alguna receta para fijar el alisado contra la humedad? Estoy pensando en una pinceladla de látex, pero no sé como se comporta con el calor. El horno solamente tiene una protección al intemperie para largos plazos sin uso. Muchas Gracias...Germán.

 

Estimado Pasqualino, gracias por contestarme. Impermeabilicé el horno con un producto para ladrillos comunes a base de silicona de SICA.
Rechaza el agua y no absorbe humedad. Un amigo me hizo la foto, que
mando junto. Muchas gracias
Germán.

Febrero de 2006

 

El Horno de Jorge Caballero en Bahía Blanca

Hola!!!
(...)
Les mando un par de fotos de mi horno de barro en Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires.
Mi nombre es Jorge Caballero.
El horno tiene 2ms de diámetro, base redonda para leñero.
No tiene tobera, tiene un doble techo a chimenea.
Un abrazo
Jorge

 

 

El Horno de Sebastián Armentano, en San Martín, P.cia de Buenos Aires, Argentina

Pasqualino yo en un momento te realice una consulta durante la construcción
y quedé en mandar unas fotillos. Aquí van algunas de ellas. Hace unas
semanas el horno está en uso: lo estamos disfrutando con todo haciendo
pizzas, panes, empanadas, y con amigos el fin de semana con un corderito.

Somos de San Martín, Buenos Aires.

Desde ya muy agradecido.

Un abrazo,

Sebastián Armentano

 


 

El Horno de la Familia Lagraba, Las Varillas, Córdoba, Argentina.

Estimado Pasqualino:

Mi nombre es Fernando Lagraba soy de Las Varillas (Córdoba) Argentina.

Me dirijo a usted con el simple echo de mostrar  con orgullo el horno de barro que construí gracias a aporte logístico y  técnico de un amigo y a la visita de su página Web (...). Dado a mi poca experiencia en la construcción me costó tomar la decisión pero con los consejos adquiridos en su página me entusiasmé y ahora toda la familia está muy contenta porque lo disfrutamos al máximo. Es muy bueno mostrar y disfrutar del éxito de lo que uno construye con sus propias manos .

Paso a mostrar fotos.

(...) ahora cocinamos lechones, pollos y una gran variedad de recetas. Mis amigos me bautizaron El Hornero.

 

 

El Horno de Ariel y Sergio Marturano, de City Bell, La Plata, Argentina.

Nueva experiencia: la aventura del horno de barro.

Soy médico, me dedico a emergencias…  así que deducirás que mi experiencia en construcción es nula; jamás había arrimado dos ladrillos para ver que sucedía… Pero desde hace un tiempo venía con ganas de probar, y encontrando tu página y leyendo la experiencia de otros, fue como me atreví.

Invité a mi padre, Ariel, que vive a 600 Km. Eso demandó casi 6 meses de espera hasta que se integró y comenzamos la “aventura” (su experiencia en construcción no es mucho mejor que la mía).

(...)tenía ladrillos sobrantes de otra obra, vivo frente a un parque, así que la paja se encontró sin dificultad y tierra no fue problema encontrar.

El 15 de octubre de este año empezamos, casi sin ponernos de acuerdo en nada. ¡Empezamos...!

(...)La idea era hacer una loza algo más grande que el horno para usar el sobrante como mesada. La hicimos de 160 cm. por 130 cm.

Medimos un círculo de 130 cm. que marcaría el perímetro externo del horno y mandamos a hacer la puerta.

Si bien vimos que mucha gente hacía el piso con vidrio molido y sal, nosotros decidimos hacerlo con vidrio molido (30 botellas aprox.) y tierra refractaria (unos 5-6 Kg. aprox.)

Sobre ese fondo, hicimos un colchón de barro y colocamos ladrillos comunes, todo pegado con barro (hecho de tierra negra y agua).

El resto fue, cuestión de pegar medio ladrillo tras medio ladrillo siguiendo la guía de un compás (en nuestro caso una X de 90 cm. con una maderita pivotante de 45 cm., que marcaría la altura del horno).

Las primeras hileras fueron fáciles, pero a medida que la altura marcaba la necesidad de acercar más los ladrillos al cenit, la cosa se puso peluda… así que esperando que fragüe, discutiendo con mi viejo, amigándonos, y con mucha paciencia llegamos arriba sin que nada se derrumbara.

Muchos sugirieron que hiciéramos un armazón de madera que sostuviera a los últimos ladrillos en la parte más alta. Maderas que luego se quemarían sin  problemas con el primer fuego del horno…, pero un poco por tercos y otro poco por osados nos jugamos en, dándole el tiempo necesario de fraguado, ir hilera por hilera y ver si resistía…,y con mas suerte que conocimiento…, !funcionó!!

De ahí solo fue revocar con barro y paja y dejar que se secara; revocar nuevamente tapando las rajaduras que se habían formado, y así por tres capas.

 

Materiales y algo más:

Nos llevó 2 semanas en total. Unos 115 ladrillos. Unas 5 carretillas de barro. Como 30 botellas picadas. 2 Kg. de paja. 5 o 6 Kg. de tierra refractaria. Dos peleas y dos reconciliaciones.

Si lo tuviera que hacer de nuevo lo haría igual, pero algo si le cambiaría: pondría los medio ladrillos mirando para afuera en su parte mas rústica (donde se hicieron los cortes) eso, me parece, que le daría mejor superficie para que el barro del revoque se pegue y del lado interno quedaría mas parejo… Ah  un dato importante  es que atrás, por recomendación de alguien que tiene horno, en vez de colocarle un caño con palometa para regular la salida de humo y la pérdida de calor, dejé un orificio de unas 2,5 pulgadas y construí un tapón de las misma medida con manija y que tuviera el ancho de la pared. Pierde mucho menos calor que el caño…; me gustó la idea.

 

 

 

 

 

El Horno de Oscar Lucero, en el barrio Alfar de Mar del Plata.

¡Ya tengo mi bonito horno de barro! Han venido amigos, expertos en pan, pizza, y se han lucido. La discusión con mi padre,(constructor del horno) fue que él lo quería hacer de 0,80 de diámetro, y yo lo quería de 1,00 metro, para poder cocinar un chanchito grande, así que lo hizo a mi gusto, y al entregar la 'obra', me dijo con ironía:'ahora quiero ver el chanchito!' Así que este año, siguiendo vuestras instrucciones, cociné mi primer lechón en mi primer horno de barro, honrando su cumpleaños 83. Fue un éxito, ¡gracias mil! Les cuento que el horno tiene la boca hacia adentro de la casa, pegada a mi parrilla, también interna, y estoy orgulloso de mi horno, y de mi padre! Cuando gusten, tengo mi rancho en el Barrio Alfar, ¡con una puerta muy amplia!


 

El Horno de Jorge Armando Llamas Lang: un horno a puro hierro.

desde Nogales, Sonora, México, frontera con Estado Unidos.

 

 

 

 

 

 

El Horno de Carlos Melián, Paysandú, Uruguay.

Con todo el fervor patrio que ponen los hermanos uruguayos a sus cosas, les presento el horno de Carlos:

 


Volver a  Los Hornos Construidos

 

Envíe un mensaje a pasqualinonet@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2013 La Cocina de Pasqualino Marchese
Última modificación: 13 de mayo de 2016