El Horno de barro de Sergio Daniel Torti

Ucacha, Córdoba, Argentina

 

Un regalo de Fin de Año

Comentario:

¡Hola Pasqualino!

Te cuento que soy de Ucacha, provincia de Córdoba, Argentina, y te quiero presentar mi horno de barro para que lo publique en tu página, ya que fue hecho exclusivamente con los datos de tu sitio y me salió para el premio "Martín Fierro" al hornos de barro (¡ja, ja!) Perdón... me presento: mi nombre es Sergio Torti y es la primera vez que construyo un horno, además de ser mi primer trabajo de albañilería. 

Mi horno fue construido así:

En un primer lugar hicimos la base (Foto 1) , sí, 'hicimos', por que fue lo único con la ayuda de mi viejo, Juan Carlos.

Con dos paredes de ladrillos de 20 cm con la base tipo techo , o sea viguetas, ladrillo de techo cerámico y loza de unos 12 cm de cemento  a lo que adosé el marco de la puerta, ya que era muy pesada, a los hierros metidos en la loza de cemento puro. Luego de esto empecé a construir la base (Foto 2), con ladrillos colorados enteros y pegados con cemento las tres primeras filas, a las que después de un círculo bien trazado con un compás hecho de palo de escoba de 60 cm adosado al piso con dos pitones en un tarugo en el centro de 1, 20 m de diámetro, rellené con un estrado de losetas coloradas comunes como piso (Foto 3) con una buena cantidad de vidrio molido con una terminación pareja de vermiculita, como base para un piso de loza refractaria pegada entre juntas con mezcla de tierra refractaria y cemento (Foto 4 y 5).

Luego desde el piso empecé a levantar el horno,  siempre con la medida de palo con los pitones , en este caso el tarugo en el piso de loza, para formar un bóveda tipo iglú, que el mismo fue levantado con medio ladrillo pegado con un mezcla de tierra negra, bosta de caballo y pasto de todo tipo, fermentado unos 30 días antes en una pileta de nylon a la que le agregaba agua todos los días (¡les encargo el olor, eh!).

Luego de ir levantando fila por fila y dándole la inclinación cada vez más pronunciada hasta que los ladrillos iban quedándose casi verticales, pero, con paciencia, no se me cayó ninguno: las últimas 5 filas las hacía de a 2 por día., llegó el tramo final, el de cerrar el horno, que por seguridad le metí debajo lo que tenía a mano...una taza de llanta de auto encajada al piso con el mismo palito de guía ( que por lo cierto estaba justito a al medida, ¡je!) y terminé cerrando a la obra como los mejores, luego de 3 días saqué la taza y ¡voila! horno cerrado. Al marco de la puerta lo hice con ladrillos y cemento puro , por dentro lo forré con losetas refractarias (a la entrada de la puerta) y una mezcla de tierra refractaria y cemento, para que sea hermética (Fotos 7 y 8).

Luego de terminado el horno, me digné a revocarlo a "mano" con el mismo barro que utilicé para pegar, más o menos unos 5 cm. , cuando esto secó bien le hice una capa aisladora térmica de vermiculita y cemento 2 cm, para el calor.

Ya todo esto bien seco me animé a hacerle un revoque fino con cemento, arena fina y cal, a la que agregué un poquito de hidrófugo (cerecita) para que lo hiciera un poco impermeable y lo protegiera de la humedad.

Ya terminado todo esto le hice un par de detalles, como los cerámicos al frente de la base , un pequeño piso de losetas de cemento y por supuesto le llené de leña la parte de abajo como depósito.

Les cuento el detalle de la puerta: la misma la hice yo mismo 100% (Foto 10) , confeccionada en chapa de 12 mm (¡sííí! pesa como 30 kg) de 50 x 50 cm) el marco es de ángulo y soldado a dos soportes de hierro "u" metidos con otros hierros de construcción en la base de cemento ¡(inamovible!). A dicha puerta, le hice las bisagras con dos pernos de pistón , la manija de agarre con aisladores de cerámica, así también como la perilla de la traba, y le puse un termómetro de esos que llevan los hornos de tambores , la pinté con negro alta temperatura, y es un chiche.

Una vez seco todo el horno le hice un par de días un fuego moderado para aclimatar el horno  (Fotos 8 Y 12) y a la tercera vez, nos dignamos a probarlo con amigos... nada de biscochitos, ni pizzas, para prueba.... nos preparamos ni más ni menos que un pavo de 6 Kg. ¡relleno! (foto 14). Nos costó un poco regular el calor, y para colmo pincelamos el pobre pavo con una mezcla de manteca , hierbas y limón...el cual este último hace que se dore por demás la piel y le da un color tostado medio como arrebatado...pero todo salió a pedir de paladar, tostado el cuero (Foto 17) por el limón, pero, ¡por dentro un manjarrr! ¡mejor no sirve! Acampamos en torno a la obra , tomamos unos aperitivos con la familia y los amigos y disfrutamos de nuestra primera hazaña.

El 31 de diciembre de 2008, para la cena de fin de año, me arriesgué a hacer un lechón de 14 Kg.  al cual adobé solo con sal y pimienta, los puse sobre una bandeja de acero inoxidable sobre una parrilla y una cama de laurel. Calentamos el horno un par de horas, lo dejamos llegar a 220 °C y pusimos el bicho sobre la bandeja y ésta sobre un  "carrito" que confeccioné con hierro y ruedas de aisladores de cerámica, para llevar y traer la bandeja sin que arrastrara sobre el piso.

Bueno...por el lechón las fotos lo dicen todo (Fotos 15, 16, 17), el color del cuero del mismo se debe a una pincelada final de aceite y pimentón, lo que le da un color dorado de lujo. El que corta el lechón con cara de felicidad soy yo, fotografiado por mi hermano Marcelo (Foto 18)

Les digo que se animen a hacerlo con los ojos cerrados y una vez que lo prueben van a querer calentar hasta la pava del mate en el horno, por que es para disfrutarlo.

Gracias a todos los que publicaron sus hornos, los que me sirvieron como mentores de mi obra.

 

Felicidades a todos y un gran saludo desde Ucacha.

 

Sergio Daniel Torti.

22322645

Consultas:  sergiotorti@ucachanet.com.ar

 

El Horno de la familia Noé Llanes

San Francisco Solano, Quilmes, Argentina

 

 

Comentario:

Dimensiones: 1,30 cm de diámetro  x 70cm de alto.

Primer paso: Una plataforma de hormigón con mesada para apoyar  las asaderas, la base rellena con sal y vidrio molido, el piso de tejuela refractaria asentado sobre una fina capa de arcilla refractaria seca.

Segundo paso: Una bóveda tradicional hecho con medios de ladrillos comunes adheridos con una parte de arcilla y ¼ de cemento. A un costado un orificio para colocar un pirómetro y se realizo un cuadrado de 10x10 con vidrio para iluminar el interior; la chimenea se encuentra en la parte de atrás y la puerta es de fundición de 60x45cm.

Tercer paso: ¡¡¡Esta fue mi gran idea!!! La bóveda esta rodeada por una pared de ladrillos limpios, rellena entre ambos con tierra colorada hasta cubrir la bóveda. Como techo asentamos ladrillos comunes una al lado del otro sobre los cuales hicimos una carpeta y dejamos secar paso por paso; esto fue para protegerlo  de los cambios de clima y evitar su deterioro.

Al terminar, se esperó 15 días más, hasta que llegó el día de su gran inauguración… He aquí la prueba del resultado, lastima que no estuvieron aquí para probarlo…. ¡Mumm! Ya hemos hecho toda clase de delicias.

Siempre soñé e imaginé hacer mi propio horno. Hoy es realidad  y es parte de mi familia.

Por lo cual quería compartirlo con esta página para que lo conozcan, gracias al Señor…. Que me permitió acceder a ella.

¡Muchas Gracias!

 

Atte.: Humberto Daniel Noé

 

El horno de Jóse Antonio  Catereniuc,

Plaza Huincul, Neuquén, Argentina

 

 

Comentario:

Estimado..., junto con un amigo levantamos un hornito detrás del quincho de casa, y como las leyes de Murphy no fallan (no se si a todos les pasa lo mismo), cuando nos decidimos cocinar al aire libre corre viento, llueve o cae una nevada, por eso la boca del horno la hicimos hacia adentro del quincho. Te agradezco la página, porque gracias a ella y unos apuntes de otro amigo pudimos llevar a cabo la obra de arte (...).

Un dato que les puede servir a otros: los mejores ladrillos para hacer la circunferencia, pues la cierran perfectamente, son los que generalmente se desechan en las fabricas de ladrillos porque estando abajo salen muy quemados, y torcidos por el peso  que soportan de la pila, -al golpearlos unos con otros tienen un sonido metálico-.

Un abrazo desde la Patagonia Neuquina.-

José Antonio Catereniuc.-

El Horno de Rodrigo Pérez,

San Antonio de Arredondo, Córdoba, Argentina

 

 

Comentario:

Estimado Pasqualino, ¡buen día! Desde ya muchas gracias por el espacio que tiene dedicado al horno de barro, me cansé de leer las distintas experiencias y ver las fotos una y otra vez para poder construir mi horno. Con mucho esfuerzo y colaboración entre mi familia y amigos pudimos terminarlo, de ansioso que soy ni bien lo cerramos le prendimos un fueguito mínimo para calmar nuestras ansias de verlo funcionar; ahora sólo resta dejarlo secar una semanita y empezar a curarlo otra semana para empezar a hacer nuestras recetas. Le adjunto un archivo con las fotos, ya le voy a mandar las de la base que también nos llevo tiempo, (...). Le dejo mi correo personal por si algún novato como yo quiere realizar alguna consultita.

rodrigo_perez84@hotmail.com

¡Muchas gracias!

 

El Horno de César Barruque y Fernanda,

de Llavallol, Buenos Aires, Argentina

 

Hola Pasqualino, muchas gracias por subir las fotos.
Así como compartieron conocimientos conmigo, yo quería mostrar y ver que con buena predisposición y voluntad, TODO SE PUEDE, porque de hecho, es la primera vez que agarro una cuchara de albañil para levantar una pared, hacer una loza y mira el horno de barro que hice sin saber NADA! Esto es gracias a tu sitio que me fue de una infinita ayuda. Ojala las fotos sirvan para que otros se animen como yo y lo hagan. ¿No es imposible! Es voluntad.
G R AC I A S !

 

Atrás

 

 

Envíe un mensaje a pasqualinonet@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2013 La Cocina de Pasqualino Marchese
Última modificación: 13 de mayo de 2016