El Horno 101

Es como empezar una una etapa en la construcción de hornos presentados en este sitio, pero con la experiencia necesaria para tener el éxito que uno merece y especialmente para no incurrir en el error 'tradicional' de ubicar la chimenea en cualquier parte de la bóveda, causa común de la salida de los humos de la combustión por la boca del horno, molestando al sacrificado hornero y ahumando el ambiente.

El horno 101 del señor Ubaldo Luque de Tacuarembó, Uruguay, es un ejemplo del más tradicional horno de barro, pero con buen funcionamiento en la expulsión y regulación de los humos de la combustión y excelente poder de cocción por los materiales empleados, en este caso tradicionales y eficientes.

El Horno de Ubaldo Luque,

Tacuarembó, República Oriental del Uruguay

 

 

Comentarios:

 

(...) he podido construir nuestro horno de barro, típico de las pampas del Río de la Plata, como los construye nuestra hermosa ave:"El Hornero", que estoy seguro que
le copiamos a él su forma y construcción, barro, barro y más barro, solo barro marrón, con hiervas secas y agua, sol y viento y siempre reparándolo continuamente, para recibir y criar nuestras familias.


(...) debo hacerte varios comentarios.
Felicito tu presentación que sé que es a puro pulmón, y debe ser la mejor página de gastronomía y sibarita editada en idioma castellano, ¡por lejos! te felicito mi estimado hermano Argentino, y yo desde la Banda Oriental también te agradezco porque he aprendido mucho y me he divertido con todas tus genialidades, de las cuales estoy muy identificado.


Gracias a ti he podido construir nuestro horno, de puro barro y bosta de caballo, y afirmando que el ser humano es puro plagio de la naturaleza, y aquel compatriota uruguayo que te acusa de plagiador de la construcción de hornos, se equivoca, porque el famoso libro del Banco de Seguro que es de 1930, es de autoría de un ingeniero agrónomo que se crió en el campo, y no existe casa campera que en esa época no tuviera el tal horno, muy económico, muy calefaccionador, además
estaba siempre prendido. ¡Pero la realidad es que ni el Banco de Seguros del Uruguay, ni nadie inventó el horno! Por nuestros pagos lo inventó nuestra hermosa ave el 'hornero', lindo pájaro constructor y que lindo los humanos que le han copiado, porque se dieron cuenta que el barro es resistente, muy muy aislante y conservador de las temperaturas... Gracias ¡Hornero! por tu sabiduría.


Estoy de acuerdo que el horno debe tener algunos detalles que son imprescindibles para su buen funcionamiento: (...) la chimenea debe de ir adelante en elducto de la puerta, que debe ser de medio punto.
La aislación debe de ser con mucho barro, varias capas como tú indicas, y debe estar protegido de las inclemencias del tiempo, porque la humedades el peor enemigo.
Estamos de acuerdo que el horno debe ser construido con barro, ladrillos de campo y mucho amor, pero cada horno tiene su "personalidad" y cada hornero debe conocer a su horno y de acuerdo a esto surgirán los ricos manjares.
 

Además te comento que el horno me lo hizo el Sr. Rodríguez, muy entendido en esto, porque se crió en una fábrica familiar de ladrillos en el campo. Es notable como allí preparan los ladrillos: barro y bosta, pisan con caballos durante varios días, luego moldean los adobes que se secan al sol por varios días. El siguiente paso es el armado de una pira de estos para luego cocinarlos literalmente, a fuego lento con leña de monte, hasta que se endurecen y quedan colorados, muy económicos y resistentes, aislantes y no existe construcción por nuestros pagos que no sea con estos ladrillos.

 

Hicimos el horno como tú exactamente aconsejas, con medios ladrillos, y barro fermentado, muy hediondo, pero pega y pega, en 2 días quedó pronto, pensé que se iba a desmoronar, pero luego que se trabó la cúpula quedó firme y lo cubrimos con varias capas, luego fuimos haciéndole fuego poco a poco, se rajó y lo fuimos cubriendo con más barro.
Además le hicimos una casita, para protegerlo de las inclemencias del tiempo, la humedad a la larga lo deteriora, chupa mucha agua y luego se torna muy demorado en tomar calor.

Quedó de 1 metro de diámetro y 50 cm de altura desde el piso de fuegos,con puerta de 42 cm de ancho por 36 de alto.Hemos hecho pan, pizza, lechón de hasta 15 kilos, pollo, asado, guisos y repostería con el calor residual hasta el otro día y más conserva la temperatura.

Para los que quieran transmitir sus experiencias duluque@gmail.com

Nuevamente te felicito y agradezco tu página, un saludo a los Hermanos Americanos.

Desde orillas del Tacuarembó (voz guaraní que significa caña fina que crece a la vera de los ríos, de ahí tacuara) en la Banda Oriental, os saludo con mi más alta estima a Vuestra Merced, y os deseo felicidad y éxito en esta empresa que su Excelencia viene realizando.


Fraternalmente.

Ubaldo Luque

 

(*) No he querido recortar mucho el mensaje de Ubaldo para no recortar su maravillosa sinceridad.


El Horno 102

El Horno de Omar Migoni, Oliveros, Santa Fe, Argentina

No siempre las tradiciones son correctas

Hola Pasqualino es un gusto, mi nombre es Omar...Yo debo ser uno de los pocos que según tu pagina, está totalmente convencido de donde debe ir la chimenea, pero tengo un problema, mi horno ya estaba casi terminado cuando leí tu interesante explicación del porqué la chimenea debía ir en la parte de adelante.

Mi lucha por poner el horno dentro del quincho ha sido ardua y dura, -vivo con tres mujeres-, por lo tanto si me llega a salir un poco de humo por la puerta estoy muerto, todo esto no te debe interesar mucho, pero quiero que sepas que me estoy jugando la vida y necesito consultarte algo. Desde ya agradezco tu tiempo y tu amabilidad, paso a explicarte: mi horno mide 120 centímetros diámetro, he hice la chimenea a los 7/10 cm del radio y 10/15 cm del diámetro, tengo un caño galvanizado de 5 pulgadas para poner como chimenea , (...) tu artículo realmente me pareció asombroso yo mucho no entiendo , para ser sincero no entiendo nada, pero evidentemente sabes de lo que hablas, te felicito y gracias.

Pasqualino me dio su opinión en donde había que levantar la chimenea y por lo tanto tendría que hacer una reforma,: uno es bruto pero no tanto dije, ¡ni loco!, y prendí el horno. Todo excelente conserva bien el calor, sin fisuras de diez, salvo un pequeño detalle: salía más humo por la boca del horno que por la chimenea. Soy hombre muerto: tres mujeres diciéndome te dijimos... bla, bla, bla, era ya para mudarse..., y entonces le hice caso a Pasqualino.

Hice la reforma, puse la chimenea donde debe ir. No tengo palabras para decir que el resultado fue espectacular: nada de humo en el ambiente, saliendo por donde está programado o sea por la bendita chimenea.

En este tiempo que me llevo hacer mi horno lo disfruté mucho y realmente es un gran orgullo verlo terminado, he aprendido mucho con la construcción, cosas que no tenía la menor idea como se hacían y pequeños secretos que tienen, que he acumulado, pero hay algo que realmente creo fue la mejor enseñanza que me llevó de todo esto y se la debo a mi buen amigo Pasqualino, tengan en cuenta que no siempre lo tradicional es lo correcto.

¡Ah!, la paz reina como nunca en mi hogar...

El Horno 103

El Horno de Hernán Bertossi, Coronda, Santa Fe, Argentina

 

Comentario:

Hola estimado:
te cuento que somos de Coronda, Santa Fe. Hace tiempo me rondaba en la cabeza construir un horno de barro, pero no sabia por donde empezar, gracias a su sitio me anime y pusimos manos a la obra ese proyecto. Nos llevó un par de meses pero estamos satisfechos con los resultados. Tenemos el orgullo de decir que hicimos desde la primer hasta la ultima pieza con nuestras manos. Desde amasar el barro con nuestra tierra, hasta la soldadura de la puerta y chimenea, que por cierto, ahí ubicada funciona perfectamente, asociada a una mirilla inferior en la puerta que facilita el tiraje. El tema de la bóveda, con el compás, resulto más fácil de lo previsto: LOS LADRILLOS NO SE CAEN SI ESTÁN UN POCO HUMEDECIDOS Y EL BARRO BIEN AMASADO. El espesor final de la pared supera los 20 cm, al tener cuatro capas de adobe, luego metal desplegado, cemento, revoque y fino. Pienso pintarlo con pintura elástica, ya que el exterior permanece frío y no se ha agrietado después de muchas fogatas, a pesar de haber superado varias veces los 400 grados. Desde mi humilde experiencia animo a quien tenga ganas de llevar a cabo su horno, que lo intenten sin miedo; es cuestión de empezar, e ir solucionando los problemitas que se presentan. Un abrazo y adelante con su página que nos ha animado a realizar esto que lo disfruta toda la familia y amigos haciendo siempre un motivo de encuentros.

 

El Horno de Julio César Trujillo,

Bahía Blanca, Argentina

Comentario:

Hola Pasqualino, ante todo felicitarte por tu gran página, pagina donde sacamos nuestras conclusiones, estudiamos y planificamos para saber cómo vamos arrancar con nuestro horno de barro.

Mi horno es un poco distinto,  fue diseñado también con mi amigo  Martín “kiwi” Dilernia, me llevo 6 meses de construcción, mide 1.10 circunferencia interior, se utilizaron 500 ladrillos chicos cortados por la mitad (horno y pilares)  y  tiene la particularidad de calentarlo por debajo, también si tapamos el agujero tiramos brazas dentro de el.

6 meses , desde los pilares hasta la pintura , obviamente que daría como concejo , que si no tenés paciencia no te embarques en realizarlo , también como secreto podría decir que la base está en preparar el barro , paja y tierra negra 70 % , bosta de vaca 30% (tiene que ser de vaca si o si ) y dejarla preparada no menos de 15 , 20 días , remojándola día por medio hasta que fermente (olorcito casi soportable , casi insoportable ) , así el barro queda dominable y pega mejor.

Creo que las fotos dicen todo, aunque falta una principal, al llegar a la cúpula vi que mi vecino podo el árbol, saque ramas elásticas que estaban verdes y en forma de arco cerré arriba, le puse una tejido y cerré el hornos sin problemas. Tiene  dos capas de 2 cm de revoque con barro (se van corrigiendo alguna imperfecciones, el revoque,  dicen, que  tapa todo), dejando secar 10 días entre una capa y otra para luego sí preparar revoque de cal cemento y arena y hacerlo impermeable sumándole unas 3 manos de pintura elástica.

Luego del curado del horno, gran cena gran,  hasta el pan hicimos, salió todo muy rico, con ese gustito entre barro y humo agradable al paladar. Dejo mi mail por si alguien quiere hacer alguna pregunta, gracias.

Julio Cesar Trujillo, Bahía Blanca. juliocesartrujillo1968@hotmail.com


 

 

 

El Horno de Guillermo Cáceres

Buenos Aires, Argentina

Comentario:

¡Hola Amigos!

Ante todo gracias por todos los consejos y gracias a todos los que publicaron sus hornos porque ayuda mucho a construirlo.

Si bien miré muchos modelos por el que más me guié fue el de la Familia Valín de Cipoletti, sobre todo como utilizar los contrapesos una vez que se va haciendo la bóveda, fue de mucha ayuda.

En cuanto a los materiales para la mezcla utilice tierra refractaria, con un poco de cemento y algo de cal, por lo que no es de “barro original” con paja y bosta de caballo.

Después que se hizo la primera hilada de ladrillos rellené con vidrio molido y sal y luego arena, el piso lo hice de ladrillos refractarios. Si se utiliza ladrillos refractarios, por lo que leí después, -quizás alguien lo pueda ratificar- no es necesario hacer el aislamiento porque es muy difícil que el calor penetre todo el espesor del ladrillo (yo utilicé los mas gruesos).

El diámetro neto del horno fue 1.5 mts, ¡honestamente muy grande!

La chimenea en la parte lateral-trasera, en el tercio superior, no en la cúpula.

Utilicé un compás casero hasta más de la mitad de la construcción, después lo seguí a “ojo”.

Para que no se caigan los ladrillos una vez que estamos empezando a curvarlos y hacer la bóveda, utilice como contrapeso un medio ladrillo colgado hacia fuera y atado con un clavo adentro, la verdad muy útil, no hizo falta armar nada raro adentro del horno, hasta ahora “no se cayó nada!

En el ladrillo final o los tres últimos, si armé algo adentro en el centro del horno para sostenerlo.

Las fotos no son muy buenas pero si alguien necesita algún consejo de inexperto, no hay problema, está mi email: lafelipa@yahoo.com.ar

 

 

El Horno de José Luis Aguilar

Partido de Pilar, Buenos Aires, Argentina

 

 

 

 

Comentario:

El horno está ubicado en el Partido de Pilar, provincia de Buenos Aires, a 60 Km. de Capital.  Después de la base de material comencé la construcción del horno. Para la construcción específica del horno -es decir para pegar los ladrillos- usé bosta de caballo, barro y una pizca de cemento. La puerta la hice con dos chapones soldados al medio. Tiene un diámetro exterior de 1,20m y también realicé al costado un lugar para una futura parrilla y disco.

 

 

 

 

Envíe un mensaje a pasqualinonet@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2013 La Cocina de Pasqualino Marchese
Última modificación: 13 de mayo de 2016